Alevín A Federado vs. Colmenar Viejo A

Último partido de liga. Resulta que es verdad ese dicho de que todo llega. Lo bueno y lo malo. Como la temporada misma, en la que ha habido momentos buenos y malos, resultados buenos y malos. Comenzamos dubitativos y al tercer partido comenzamos una racha imparable que nos duró una vuelta completa, y que incluyó dos victorias a domicilio contra los dos equipos que desde el inicio lideraron la competición.

Por momentos incluso tuvimos sueños ascensores. Pero un mes o mes y medio extraño en el que perdimos o empatamos partidos contras equipos de abajo nos dejó en los puestos de arriba pero ya sin aspiraciones. Hemos vuelto a la regularidad en los últimos cuatro partidos.

Diez puntos de doce, con lo que además de acabar con un buen sabor de boca, los chicos se han ganado una prima por conseguir tal hazaña, incluyendo dos partidos difíciles contra el cuarto clasificado y el último contra el campeón del grupo, que se saldó con un empate a cero muy trabajado. Sí, esa prima que les prometió uno de los técnicos y que todos estamos convencidos que cumplirá con su palabra, no en vano siempre presumió de ser un hombre de honor y de palabra. A la espera estamos pues de la confirmación de la hora y el lugar.

Momento de agradecimientos. Al club por su dedicación y entrega a la causa. A los técnicos por su santa paciencia, tanto con los chicos como con los padres. A los mismos padres, que acudimos sábado a sábado, con el entusiasmo intacto a pesar de los reveses y con una pasión a veces desbordada que no tiene otra explicación que el amor por los chavales y las ganas de que ganen y que disfruten en cada partido. También a los árbitros que han sido más didácticos, porque los chicos también ven otra de las patas necesarias dentro del mundo del fútbol.

Atrás dejamos otra temporada más y un montón de recuerdos que cada uno guardará a su manera. Un año más en su preparación como deportistas y como personas. Una categoría que acaba, la de alevín, y otra que está a la vuelta de la esquina, la de infantil.

Madre mía que rápido gira la rueda. Los que hace nada eran revoltosos o chupetines ya van para infantiles. Puede que a partir de determinadas edades la lucha natural por los sueños que cada uno se marque y las oportunidades a la vuelta de la esquina vaya separando al grupo, aunque para eso todavía falta.

De momento continúa todo el grupo, por lo que nos seguiremos viendo en los entrenamientos, madrugando y buscando de manera desesperada una cafetería abierta por esos mundos de Dios para quitarnos el sueño y el frío de encima, sufriendo con los goles en contra y soltando la adrenalina con los propios. Pero sobre todo, espero que los chicos continúen siendo esa piña que se intuye desde fuera, y que se ayuden y protejan entre ellos como hermanos futbolísticos que son. En fin, que pase lo que pase siempre tendremos a Electrocor. Por lo menos de momento. Y que tarde en acabarse.

Categorías Alevín Noticias