Alevín A Federado vs. E.F. Siete Picos Colmenar “B”

Hace tiempo leí una crónica en la que explicaban como dicho equipo sufría un “síndrome”, este consistía en que cuando jugaban contra un equipo puntero salían a morder y les salía un partidazo, pero cuando les tocaba un equipo de abajo no sé sabe que les pasaba que se contagiaban y les entraba la pájara. Creo que nosotros, también sufrimos un poco este síndrome, al que yo denominaría “síndrome de la montaña rusa”.

Unas veces subimos, subimos y otras caemos en picado por una bajada que parece que no termina. Una caída que hace que cometamos errores de categorías inferiores y no se nos reconozca en el terreno de juego. Pero como toda montaña rusa tiene sus subidas, y de repente, enlazamos jugadas en las que combinamos a la perfección, con determinación, pases tensos, paredes al levantar la cabeza y ver a nuestros compañeros que… olé! Conseguimos que se nos reconozca de nuevo en el campo. Puede ser porque nos contagiemos del rival, por las horas, por el frío, pero en nuestro equipo no valen excusas, trabajamos día tras día para demostrar lo que somos y tener la mente fría para hacerlo.

Porque las montañas rusas que merecen la pena son en las que las subidas son el trabajo y la constancia, y las bajadas son las ganas, la ilusión y la adrenalina de hacer un partidazo el sábado.

La montaña rusa de este sábado empezó en lo más top con dos golazos de Mauro en los primeros 10 minutos y uno de Yofre que nos ponía tras una buena carrera 0-3 en el marcador muy pronto. Aguantamos bastante bien en la primera parte, pero tras el descanso hubo un momento en el que parecía que iban a empezar a dominarnos, quizás la sensación de que el partido estaba prácticamente ganado, no nos hizo reaccionar hasta los últimos minutos en los que parecía que empezábamos a ver un poco de luz.

Con este pequeño cambio llegaron más goles, Joaquín, con el 25 a la espalda, tras una muy buena jugada marcó el cuarto en el minuto 25 de la segunda parte, coincidencias de la vida… Y Álvaro para rematar el partido metió el 5º tras presionar un saque del portero y enchufarla desde fuera del área. La viva imagen de que hay que presionar y luchar hasta el final porque se termina recogiendo fruto.

Final del partido, una victoria más, hay que destacar el trabajo en defensa y la labor de Pecos en la portería que hacía que nos fuéramos sin encajar ningún gol. 3 puntos más por los que mereció la pena el madrugón, pero señores vayamos con toda la fuerza y empeño a montarnos en las buenas montañas rusas y dejemos atrás las reguleras.

¡Enhorabuena a todos, jugadores y entrenadores porque seguimos ahí! Ahora toca descansar y reponer fuerzas para volver con las pilas bien cargadas a la vuelta de Navidad. Sin alargarme mucho más:

¡Feliz Navidad a todos! ¡Disfrutad! Y siempre: ¡Aúpa Electrocor!

Categorías Alevín Noticias