Alevín A Federado vs. EEPP San Fernando Escolapios

Ya que este fin de semana se ha celebrado el día del padre me gustaría aprovechar la ocasión para felicitar a todos los padres que sábado a sábado, año tras año, nos acercamos a ver el partido de nuestros chicos.

Les hemos visto crecer, desde el punto futbolístico y el humano, pasando por las categorías de prebenjamín, benjamín y alevín. Y en todos los partidos hubo un denominador común: los padres (el capítulo de madres es aparte) sufriendo en la grada. ¿Por qué sufrimos tanto si en verdad nos jugamos tan poco? Creo que sufrimos por ellos, por nuestro deseo de que jueguen bien y salgan contentos de los partidos. Y si ganan, pues mejor, claro.

Con el paso de los años raro es que ningún padre haya ganado alguna úlcera. Pero ves a los padres de los rivales y comprendes que sufren lo mismo que tú. Cuando todo sale bien, el fin de semana se lleva mejor. Este sábado no salió bien por el resultado, pero el juego fue fantástico.

Volvimos a verles jugar como ese gran equipo que nos encantó en la primera vuelta. Jugábamos contra el colíder, y son estos partidos los que nos van. Y nos van, ahora me doy cuenta, no porque nos motiven más, sino porque es el tipo de partidos que van con nuestro juego, que nos permiten ser lo que en verdad somos.

Contra equipos supuestamente más débiles, éstos se ordenan y agrupan en defensa y balón que llega, a las nubes. Balón dividido, al monte. Así es imposible jugar. Nuestro rival, Escolapios, es muy buen equipo, un grupo bien dirigido y que intenta jugar al fútbol y no a otras cosas que nada tienen que ver con este deporte. Y un equipo que juega también deja jugar.

Sin balón somos capaces de competir y cerrar bien los huecos. Y con balón, siempre intentamos buscar la mejor opción. Así, se vio un partido fabuloso con dos equipos que apostaban por la pelota. Cualquiera pudo ganar. Nosotros fallamos un penalti y ellos colaron en el rechace de una falta directa. Este matiz fue la única diferencia, lo que demuestra una vez más que si no hubiera sido por nuestra irregularidad estaríamos peleando por puestos de ascenso.

Ánimo a esos padres (y madres) porque nos queda todavía mucho que sufrir, y disfrutar, con nuestros pequeños futbolistas.

Categorías Alevín Noticias