Alevín A Federado vs. Gimnástica Colmenarejo C.F.

Qué mejor que jugar bajo un manto blanco, con los tupés congelados y sin líneas en el campo. Parece un chiste, pero no lo es. En Colmenarejo, en esas condiciones nos tocó jugar uno de los partidos decisivos de lo que queda de temporada, aunque todavía quedan muchos partidos que no cunda el pánico.

Pero somos un equipo que estamos dispuesto a darlo todo en el campo, dejando las dificultades a un lado y luchando por dar la mejor versión de nosotros mismos por difícil que se ponga la situación. Hay que reconocer el esfuerzo de ambos equipos, el campo estaba muy complicado, el balón no rodaba, las dimensiones del campo había que imaginárselas y en carrera los tacos parecían que iban por una pista de patinaje sobre hielo y nos jugaban alguna mala pasada al resbalarse.

Tocaba estar lo más serios posible en defensa, intentando no encajar gol y con todo lo que tuviésemos intentar sorprender al contrario, probar al portero, intentar una “contra”, con pases fuertes por alto.

Si los jugadores de campo no sentían alguna de sus extremidades, ni que contar de los porteros que aguantaron el tipo como unos campeones. Tuvimos la mala fortuna de encajar dos goles muy seguidos al final de la primera mitad, lo que nos dejó muy tocados de cara al descanso.

En la segunda mitad, las condiciones siguieron igual, lo intentamos hasta el final, pero nos costaba rematar a puerta. Tuvimos alguna ocasión, algún córner, alguna falta, pero no era nuestro día de cara al gol, finalizando el partido con el mismo marcador de la primera mitad 2-0.

Lo bueno del fútbol y de la mayoría de los deportes en general, además de ser saludables y divertidos, te enseñan a convivir, el sentido de lo que es un equipo de verdad, te enseña lo que es la lucha, te pone en situaciones difíciles, con escenarios diversos, unos más fáciles, otros más complejos, lo que hace más fuertes a todos los jugadores para luego ser capaces de enfrentarse a muchas situaciones de su día a día.

Después de este paréntesis, enhorabuena a todos por el esfuerzo realizado el sábado, jugadores dejándoselo todo en el campo, entrenadores dirigiendo desde el banquillo, intentando buscar soluciones y afición que llueva o nieva ahí está siempre incondicionalmente. Una lástima el resultado, pero no pasa nada, cuando un guerrero cae tiene que levantarse todavía mucho más fuerte.

Así que ya sabéis, a descansar y a recargar pilas que todavía queda lo mejor de la temporada.

¡Aúpa Electrocor!

Categorías Alevín Noticias