Alevín B vs. CD Tres Cantos C

Esta semana hemos recibido la noticia de que Pablo Simón se va a jugar con el equipo de su cole. No he podido evitar lanzarme a la piscina de la nostalgia. Porque en el espejo de Pablo podemos ver reflejados a nuestros propios hijos. Han pasado cinco años… ¡YAAAA!

Si un erudito dijo que la verdadera patria es la infancia podemos afirmar que si no toda la patria por lo menos una región muy importante para ellos ha sido el equipo de Electrocor. Y siempre lo será.

Porque en sus recuerdos siempre quedará la etapa blanquirroja en la que un grupo de mocosos se reunía dos o tres veces a la semana para compartir algo que les hacía felices: jugar al fútbol. Y como el paso del tiempo tiene mucho de selectivo su memoria únicamente guardará lo positivo. Un día de estos nos levantaremos y tendremos en casa a unos tipos granulientos, con incipiente mostachín y voz de gallo.

Comenzarán otra fase muy importante en sus vidas pero no olvidarán de qué patria vienen. Por eso da igual que Pablete se marche ahora, o que otros se marchen en uno, dos o tres años, porque cada vez que uno de ellos abra el ipad de la infancia Simón y los demás estarán ahí: bromeando con Poyi, abrazándose en los goles, posando en las fotografías como si fueran profesionales, soñando con los triunfos las noches pre torneo, haciéndose un poco más mayores en el torneo de Villarreal y en este año dedicándoles sus cánticos provocadores a Armando en las duchas post partido.

El recuerdo individual irá ligado eternamente al recuerdo colectivo. Por eso, Pablete ya no podrá darse de baja jamás en la memoria colectiva. Yo personalmente te doy las gracias por formar parte de la historia que se ha ido forjando mi hijo como persona.

Aprovecho, Pablo, para contarte que este sábado empatamos a cero en Tres Cantos. El resultado fue lo de menos, porque bien podríamos haber ganado 2-6, pero ya sabes que el fútbol a veces es engañoso. Lo importante es que los tuyos jugaron un partidazo.

Tenías que haberlos visto, impresiona intuir su madurez en algunas fases del partido, cómo saben posicionarse y marcar el ritmo según las fases y el rival. ¿Te acuerdas hace cinco años, cuando en el polideportivo Spinella corríais todos detrás del balón como si os hubieran robado el bocadillo de Nocilla? Aquello sí que era caos y anarquía.

Habrías flipado viendo correr a Raúl dejando rivales a su espalda. Si Bale es el expreso de Gales, nuestro Raúl es el Boeing de Las Rozas-Nueva York. Y la semana siguiente recibimos al líder. Fíjate que me da que si éstos se ponen le pueden meter mano. Habrá que conjurarse como el Madrid de Juanito y Camacho.

Saliendo del vestuario ponemos a intimidarles a Nico, Puerto y Edu. Bueno, no, mejor a Barrios y a Durán. La primera falta la hacemos nosotros, pero que sea en su campo que si no ya tenemos el primer gol en contra. En el primer minuto una jugada de toques que acabe en tiro a puerta y por último que la afición sea más bética que nunca.

Ya te iremos contando. Mientras tanto, en nombre de tus compañeros y toda la afición darte las gracias por cinco años maravillosos y desearte lo mejor con tu nuevo equipo. ¡HASTA SIEMPRE, CAMPEÓN!

Categorías Noticias