Alevín B vs. SSC

Jugamos a las 10.00 h AM contra el SSC. Veníamos de realizar un buen partido contra uno de los de arriba y tocaba uno de los de abajo.

Con este equipo es como apostar a la ONCE, que tienes nulas probabilidades de acertar. Después de unos cinco minutos pasando la ITV y jugando más o menos bien el motor se gripó. A partir de ahí los chicos se enchufaron a la MP3 y se olvidaron del choque. Ni el FBI ni la CIA juntos podría explicar la irregularidad de los nuestros, capaces de lo mejor y de lo peor en menos de una semana. Y menos el CSID. El partido se hizo largo y el juego diminuto.

Te podías ir al WC y volver que no te ibas a perder gran cosa, como si el GPS te llevara siempre a la misma dirección, marcases el destino que marcases. Así iba el balón, de un lado a otro, siempre con la misma dudosa intención. De nuevo nos mimetizamos con el rival y actuamos como si necesitáramos su voto para seguir trampeando en la FIFA.

Marcamos un gol en una jugada aislada y, una vez más, esperamos a la última jugada del primer tiempo para sacar a pasear nuestra vena ONG y conceder una jugada a balón parado que supuso el gol del empate. UNICEF nos envió una tarjeta de agradecimiento y nosotros sumábamos una muesca más en el CV de nuestros infortunios.

Quedaban por delante treinta minutos y ningún ATS por la zona. Hacía falta ser un tipo duro de los GEO para aguantar la presión. Marcamos un magnífico gol de falta y pensamos que habría un tercero que pudiera cerrar el partido. Pero en el ADN de nuestros chicos está la vena del suspense. Lejos de cerrarlo le dimos la vuelta y, con poco, tuvieron su oportunidad de empatar.

Fue un penalti clarísimo que por suerte el árbitro no vio. Su afición, educadísima, ni se quejó, como si la mitad acabara de llegar de misa con el ABC bajo el brazo y la otra mitad fuera miembro emérito del AMPA. No fue el día del árbitro, al que mandaría al INEM de los colegiados para que le dieran un curso de pedagogía arbitral.

Menos mal que pitó el final del partido antes de que algún aficionado hubiera acabado en una ambulancia del SAMUR camino de la UVI. Son tres puntos más, pero siguiendo con nuestra coherencia, supo a menos que otros empates e incluso derrotas. Esperemos que en el próximo partido les salga el míster Hyde que llevan dentro y suba el IPC de su juego.

Mando el artículo a la agencia EFE y cierro el PC.

Categorías Noticias