Benjamín A vs. Cristo Rey

Por CarlosC

Este sábado fuimos testigos de un partido raro. Para empezar, no podía haber mucho ambiente con el frío que hacía. Los niños se pusieron a calentar abrigados mientras minúsculos copos de nieve caían a nuestro alrededor. Ya desde el calentamiento intuíamos que iba a haber una cierta diferencia de nivel entre el Electrocor y nuestros rivales, y esa sensación se confirmó en cuanto el balón echó a rodar.

Más cosas extrañas: además de nuestros entrenadores y los del rival, el árbitro en prácticas también tenía el suyo, que desde la banda le orientaba constantemente. El partido fue limpio y sencillo, pero aun así el arbitro detenía el juego con frecuencia, dejando a los niños quietos bajo la nevada.

Después estaba el tema de los entrenadores. Normalmente el entrenador pide intensidad y concentración a sus jugadores, pero en este caso Poyi parecía más bien pedir calma a los nuestros, mucha circulación de balón y dejar espacios al contrario en la salida para no atosigar en exceso. Nunca es fácil plantear este tipo de partidos, en los que hay tanta diferencia de nivel que tienes que salir a jugar con el freno de mano echado para intentar llevarte los tres puntos sin avasallar a nadie.

Mientras, la grada rugía… pero no éramos nosotros; los padres del Cristo Rey animaron a su equipo sin pausa, desde el principio al final. Nada que objetar, salvo que el exceso de instrucciones, desde la banda y la grada, probablemente no ayudaron en exceso a nuestros rivales.

¿Y el partido? Pues no tuvo mucha historia. Jugamos sin aspavientos, sin mucha intensidad (no hacía falta) y casi de memoria. El balón circulaba de un lado a otro y de adelante atrás un rato hasta que encontrábamos la ocasión y centrábamos para el remate o disparábamos desde lejos viendo el hueco adecuado. El rival sacaba de centro, robábamos el balón y vuelta a empezar. Nuestro portero se pasó el partido viendo las jugadas desde el centro del campo y los goles caían más rápido que los copos de nieve. Uno, dos, tres… hasta 16. Al acabar el partido, saludo deportivo a unos rivales que nunca bajaron los brazos y a casita. Otros tres puntos al saco y ya como líderes destacados toca empezar a pensar en la segunda fase de la liga.

Categorías Benjamín Noticias