Benjamín A vs RFEF 9C

ELC Las Rozas CF “A” 3-3 RFEF 9C

Fortes fortuna iuvat

Nueva temporada, nuevo partido, nuevo campo. ¡Comenzó lo bonito!. Lo bonito para todos menos para nuestros corazones. Si alguien conoce a un cardiólogo, por favor, que vaya distribuyendo el teléfono y a mí que me vayan reservando dos bypass. La verdad es que esta segunda fase promete darnos momentos espectaculares de buen fútbol, de emoción y de resultados.

A pesar de ser un rival conocido, el partido nada tuvo que ver con ninguno de los anteriores. Hubo de todo y es justo decir que ambos equipos tuvieron su momento y su oportunidad de llevarse el resultado, conclusión; al final tuvimos un empate.

Mientras nosotros estábamos todavía pensando en “que chachi es jugar en este campo grande” nuestro rival salió a comernos y nos comió. En el tiempo que se tarda en pestañear, el rival estaba 2-0 encima gracias a dos buenas jugadas que en nada podemos atribuir a la mala suerte. El partido en ese momento parecía que podía ser un repaso y una cura de humildad de las importantes… pero el destino vestido en forma de casta y de genialidad, un “molinazo” desde el medio del campo, vino al rescate y el partido giró 180º. La seguridad inicial del rival se tornó en nerviosismo, dudas y manifiesta inferioridad. Nuestro equipo comenzó a crecer y desde el juego de toque comenzaron a llegar nuevas aproximaciones que se tornaron en ocasiones y desembocaron en otro sensacional gol que nos llevó al descanso con un merecido empate.

Comenzó la segunda parte como terminó la primera, con el saborcillo de que era cuestión de tiempo que llegaran más Electro-goles. Pero en esta ocasión la suerte se mostró esquiva y tan solo la mala fortuna nos separó de ponernos por encima. Al menos tres ocasiones claras (un larguero y dos casis en córneres) que pudieron matar el partido. Pero el fútbol es así; en media ocasión del contrario ­–creo que en la primera vez que cruzaron el medio del campo- se encontraron con un gol que merecían tan poquito como cuando nosotros conseguimos el 2-1. Y el partido volvió a cambiar… es justo decir que ahí nos pudieron matar porque nosotros comenzamos a correr como pollos sin cabeza, jugando sin orden “todos a por el balón”, sin colocación y sin fútbol mientras ellos se aproximaban con verdadero peligro.

¡Pero existe la justicia divina!, a pesar de la sonrojante pérdida de tiempo de los últimos minutos del contrario… a la segunda falta que tirábamos cerquita del área, con el aderezo de ser en el último minuto, llegó el 3-3 que nos dejó un sabor a victoria. Tengo una corazonada, somos mejor equipo, en la vuelta ganaremos (pero eso sí, no les demos dos goles de ventaja). Enhorabuena equipo, ha merecido la pena esperar, y ahora el latinajo del partido; Fortes fortuna iuvat (La fortuna ayuda a los fuertes). ¡Que así sea!.

Categorías Benjamín