Benjamín A vs. RFEF 9C

Nadie se esperaba que este sábado según llegáramos a la federación nos iban a dar la buena noticia del pinchazo de los dos rivales directos frente al título, lo que significaba que si ganábamos, matemáticamente seríamos campeones. Sí, CAMPEONES, campeones después de una temporada perfecta, no solo en cuanto a resultados, 18 victorias, 1 empate, 0 derrotas, sino también, en cuanto a lucha, constancia, entrega, compañerismo, trabajo en equipo, e ilusión por mejorar día a día.

Pero nadie dijo que fuera a ser un partido fácil, a las bajas había que añadirle la presión y los nervios que inundaban a los jugadores. A pesar de comenzar el partido, achuchándoles en su área, con varios palos y varias ocasiones claras de gol, las ganas por querer ganar nos superaron. Se adelantaron en el marcador, lo que nos puso más nerviosos e hizo que no nos saliera nada, no conseguíamos enlazar jugadas, ni conseguir varios pases seguidos sin que nos los cortaran, pero aun así, nos les dejamos ampliar la ventaja en el marcador y nos fuimos al descanso con el 1-0.

Pregúntenle a Sergio que les dijo en el descanso, porque más que nunca necesitaban sus indicaciones y consejos, pero además de a lo que ya nos tiene acostumbrados, esta vez hizo magia en los 5 minutos de parón, consiguió que el equipo saliera al campo con otra mentalidad, con otras ganas, más tranquilos, a jugar al fútbol como saben, con pases tensos, rápidos y precisos, con una acción defensiva impecable. Creando espacios y desbordando a los rivales, lo que hizo que empatáramos rápidamente el partido, gracias a un golazo de Mauro, desde fuera del área, a puerta vacía, tras regatear a varios jugadores y despistar al portero.

Definitivamente cambiamos el ritmo del partido, demostrando nuestra superioridad, y Mauro de nuevo, afianzándose como pichichi del equipo, nos adelantó en el marcador, con un gran gol desde fuera del área tras un saque de córner que suscitó polémica en el campo, pero que finalmente tras un gran acierto del árbitro, subió al marcador.

Para terminar la mañana y cerrar el partido, Noah marcó dos golazos (1-4), uno de falta directa desde nuestro campo y otro tras un rechace, gracias a la presión de todo el equipo hasta el pitido final.

Deportivamente, antes de celebrar nada, fuimos a saludar al equipo rival, y luego la alegría inundó a todos los que asistieron al encuentro, los jugadores hechos una piña, manteando al míster, todo era una fiesta. Una fiesta que terminaremos de celebrar el próximo sábado 28, después del último partido, sobre las 12/12:30, en la Dehesa de Navalcarbón y a la que esperemos que asistáis todos, incluidos los espectadores poco habituales.

ENHORABUENA a todo el equipo por todo el esfuerzo y el trabajo de este año, porque habéis conseguido un título muy merecido. Y GRACIAS por hacernos sufrir, vibrar y disfrutar cada semana con vosotros. Pero esto no termina aquí, todavía queda un partido de liga y diversos torneos que hay que pelear, asique toca seguir trabajando, intentado mejorar aún más.

¡Aúpa Electrocor!

Categorías Noticias