Benjamín B vs. RFEF 9G

Este sábado por fin disfrutamos de un día soleado en los campos de la Federación después de muchas semanas de pasar frío. El tiempo cambió, pero no el juego de nuestro equipo, fantástico como siempre. De nuevo nos enfrentábamos a un equipo de segundo año de la Fede, y de nuevo nuestros pequeños sorprendieron a un equipo de “mayores”, incluso con dos porteros circunstanciales que lo hicieron muy bien… aunque confiamos en la vuelta de Pablo para la semana que viene 😉

Empezamos el partido con mucha presión al contrario. El equipo rival probablemente no esperaba un juego tan intenso y no fueron capaces de reaccionar en un principio. Eso fue suficiente para los nuestros, que esta vez exhibieron un juego mucho más directo que en otras ocasiones. En cuanto robaban la pelota, la movían en vertical a una delantera muy inspirada que disparaba a puerta sin dudar. Si la pelota caía muerta en el centro del campo, ensayábamos un tiro lejano por si podíamos sorprender al portero. Así, pin, pan, pum, cayeron tres goles en los primeros minutos ante un rival algo desorientado. Merece la pena destacar el tercer gol, una preciosa volea que se coló justo por debajo del larguero. Nuestra afición (esas madres!) rugía en la grada.

El equipo de la Fede acabó asentándose un poco en el campo y anotó su primer gol, a pesar de que nuestra defensa estuvo muy seria todo el partido ¿nos entraron nervios con el 3-1? Ni por asomo. Continuamos con esa presión agobiante que no dejaba respirar al rival y anotamos otros dos goles para poder irnos al descanso con una distancia considerable. En el último suspiro de la primera mitad, sin embargo, llegó el segundo gol de la Fede. Nos fuimos al descanso con un 5-2 cómodo pero no insuperable.

La segunda mitad comenzó igual que la primera: presión, juego vertical y otros dos goles que dejaban el marcador en un 7-2 imposible de remontar. En los últimos minutos, el contrario (que nunca se hundió) tiró de orgullo para anotar dos goles que dejaron el marcador en el 7-4 final.

El ELC Benjamín B está demostrando que es muy competitivo y que ningún equipo de mayores puede confiarse lo más mínimo: nuestros chicos tienen desparpajo y ganas para ganar a cualquiera. Ya sabíamos que tenían mucho fútbol en las botas, pero en los últimos partidos hemos visto además que son capaces de presionar y asfixiar al contrario con un juego cada vez más físico. Cuando unos están menos finos, otros se salen, de forma que siempre tenemos dos o tres jugadores que destacan en una plantilla que ya de por sí es buena. Tenemos un equipazo que nos va a dar muchas alegrías… y si encima el tiempo mejora y no nos helamos en las gradas de la ciudad de fútbol, creo que no podemos pedir mucho más ¡Aúpa Electrocor!

Categorías Noticias