Cadete A Federado vs. Unión Adarve C

Tercera salida del equipo con un horario temprano y una atmósfera marcada por la niebla, que cual metáfora se fue disipando al igual que nuestro partido.

El planteamiento en un terreno de juego tan estrecho como el del rival fue con laterales más estáticos, medio del campo más combinativo y dos delanteros que esperaban pases al hueco para explotar su velocidad.

Y el primer cuarto de hora en mi opinión fue de lo mejor de la temporada llevando a cabo el guión previsto; buenas triangulaciones entre Serfaty, Benja, Elías… provocando que la menor posesión del adversario se ahogase cuando llegaban a zona de tres cuartos y filtrando algunas asistencias que no se culminaban por falta de puntería o controles defectuosos.

Fue un palo por tanto, cuando un balón largo por parte de ellos que no parecía entrañar tanto peligro, hizo dudar a Jaime en la salida y su delantero no desaprovechó, picándosela por encima (1-0).

Peor aun fue cuando tras intentar reaccionar durante el resto de la primera parte, alternando las mencionadas combinaciones, con centros y tiros desde media distancia, volvimos a encajar otro tanto al filo del descanso; esta vez aprovecharon un fallo en la transición medio-defensa para filtrar pelota y batir fácil (2-0).

Dispuestos a no rendirnos, nos presentamos en la segunda confiando en que los frutos llegarían y nada más empezar, con un pase largo abierto a banda izquierda de Serfa, Bonet llegó hasta línea de fondo y puso otro centro raso por abajo que Álvaro se encargó de ejecutar (2-1).

Espoleados por la euforia adelantamos líneas y arrinconamos al oponente otro cuarto de hora pero como toda acción conlleva una reacción, volvieron a pillarnos en una contra mientras Rafa quedaba un poco enganchado (esa acción aparte, cuajó un gran partido lleno de coraje y colocación) y habilitándoles para entrar por banda y devolvernos el golpe (3-1).

En ese momento hay admitir, que todo apuntaba a que el destino iba a demostrarnos su crueldad una vez más. Pero no, al poco de entrar Nico Núñez rememoró una jugada histórica en el recuerdo de generaciones anteriores (Goicoechea en USA’94) y un centro envenenado se tornó en gol por la escuadra (3-2).

Con la dosis de suerte que ya nos correspondía, ahora tocaba remar y sobra decir que las emociones de chicos tan jóvenes en un resultado ajustado y a falta de pocos minutos no son fáciles de llevar; así que, tampoco diré que ese período fuese tan brillante como el del inicio, pero lo que sí resultó incuestionable fue la fe de todos para que, tras botar una falta lateral, Mezquita rebañase un esférico que esperaba al más creyente (3-3).

Chavales… más que por el punto obtenido, os felicito y doy gracias por el juego que conseguisteis y sobre todo, por no daros por vencidos jamás. Forza Electrocor!!!

Categorías Cadete Noticias