Cadete A vs. SEK

Ayer, se alzaba el telón de la Liga, por fin fútbol en estado puro. Y también ayer prueba de fuego para nuestros corazones. Qué gran invento es la píldora para la hipertensión. Si no es por ella, ayer el humilde delegado que suscribe esta crónica se queda tieso en la banda: qué primera parte para olvidar. Sin juego, sin mentalidad y sin ideas. El rival era digno pero asequible, podíamos ganar y no supimos cómo hasta 6 minutos del final.

Lo importante es la sensación de que hay equipo y que hay alternativas y combinaciones, pero hay que trabajarlas en los entrenos, y ejecutarlas el día del partido. La primera parte acabó 1-0 abajo, con la sensación de que se podía remontar. Pero vino el 2-0 aunque Camilo, uno de los destacados del Cadete A, hizo el 2-1 muy rápidamente y nos devolvió la vida. Pero es lo malo de dejar todo para el final, y es que nos hicieron el 3-1 a falta de 6 minutos. Francamente, lo vimos perdido. Pero Javiló adelantó al máximo al equipo, jugamos con dos hombres atrás y Arroyo de falso central, otro de los destacados, permitió la salida de balón en jugadas que llegaban bien, fruto de las cuales vinieron el 3-2 y el 3-3. Este último, una obra de arte al contraataque por banda izquierda y gol precioso otra vez de Camilo. El partido era una montaña rusa. A falta de tres minutos, de saque directo de falta, Arroyo nos daba la victoria en una jugada polémica en la que acumulamos hombres rodeando a su portero. Por cierto, gran arbitraje del trencilla, aunque fue un partido limpio y sin problemas, más allá de un par de saques de banda mal hechos y las comentados saques de falta, donde tuvo la amabilidad de explicar a los jugadores lo que es falta y lo que no. Destacados el equipo en general que lucho mucho al final, y de manera especial Camilo, Arroyo y Iago. 

 Viva el futbol, viva la emoción y VIVA el Cadete A. Ayer lo vimos claro: si queremos, podemos.

Categorías Cadete Noticias