Cadete Federado vs. Aravaca D

Para lo bueno y para lo malo, este deporte es maravilloso por lo impredecible que puede llegar a ser en muchas ocasiones y esta vez nos sorprendió con la primera derrota.

No quiero exagerar y ser objetivo pero tampoco puedo obviar el monólogo que supuso la primera parte: con preciosas triangulaciones entre Iván, Elías y Giménez; llegadas hasta línea de fondo de un Diego mucho más solidario; acciones individuales y desequilibrantes por parte de Santi; juego de espaldas para acabar asistiendo de Anouar.

Y todo para acabar estrellándonos contra el larguero, el portero o los laterales.

Así nos fuimos al vestuario con un increíble 0-0…

Sin embargo, en la reanudación mantuvimos el hambre y fuimos a por ellos desde el principio sin que tardase demasiado en llegar el premio; Izan y su rapidez para desenfundar, mandaron a las redes un balón desde la frontal.

Pero el caprichoso destino quiso que poco después llegase nuestro minuto maldito…

Carlos, completamente fiable hasta entonces tuvo la mala fortuna de no atrapar bien un centro blando y que además le cayese en los pies al rival. Un fallo que podría tener cualquiera pero que en el caso de los porteros se paga muy caro, la crueldad de ese puesto.

Y por si no fuera suficiente, en la siguiente jugada sin nada de elaboración, al mismo jugador le vuelve a caer el esférico en la frontal para que nos devuelva la de Izan; mucho más mérito ahora y 1-2 en el marcador.

A partir de ahí, es curioso como el estado de ánimo impulsa a unos mismos jugadores que antes se mostraban sensiblemente más temerosos. Y a pesar de ello tuvimos alguna chance aunque con más corazón que cabeza. No hubo premio esta vez.

En fin, la conclusión más clara que podemos sacar es nuestra falta de definición. Si no se matan los partidos te puede ocurrir algo semejante.

Y el próximo partido tenemos una reválida ante los que han presentado por ahí como los máximos favoritos; saquemos nuestro orgullo y demostremos de lo que somos capaces.

Categorías Noticias