Infantil B Federado vs. Club Encinas del Boadilla

Nueva jornada de fútbol, del bueno, de emoción desbordante donde el empate a 3 con el que finalizó el partido denota el buen encuentro al que asistimos, pero donde esta vez tuvo un sabor amargo porque los 3 puntos deberían haber caído en nuestra cuenta a la vista de lo que unos y otros demostraron sobre el campo.

Dentro de nuestro especial inicio de temporada, estamos jugando contra los primeros de la clasificación, este sábado nos tocaba LAS ENCINAS DE BOADILLA que acudía con unas credenciales envidiables, sus partidos por victorias con sendas goleadas. Las sensaciones que nos dejaron en general se pueden resumir en que tienen jugadores buenos, fuertes y con un punch envidiable pero poco más. Frente a esto, los nuestros pusieron el buen fútbol, las ocasiones que les llevó a que por momentos fueron desbordados por nuestro juego. Que bien lo hacen cuando tocan con criterio

Desde el pitido inicial, ELECTROCOR se mostró muy asociativo y con un control total del campo, que se materializo en el minuto 3 en el marcador tras una gran jugada de toque que hizo fácil el fútbol. Con el marcador por delante y la que confianza que proporciona, los nuestros pasaron a tener el dominio de forma más acusada, en defensa contundentes sin permitir acercamientos a portería, el centro del campo manejando el balón con criterio y en ataque con ocasiones claras, que en caso de haberse materializado podría haber matado el partido. El peligro de LAS ENCINAS no vino de su buen juego, si no de la fuerza y contundencia que mostraba en un campo de reducidas dimensiones, y con esas armas en el minuto 30 de falta marcaron el empate y en el 35 al borde del descanso un nuevo mazazo a balón parado. Castigo injusto para una gran primera parte de ELC.

La segunda parte comenzó con los nuestros más imprecisos ante lo acuciante del marcador y sin la misma claridad de la primera parte. En el minuto 40 en una falta más que discutida, por tercera vez el equipo local marco un soberbio golazo por la escuadra, frente al que poco se puede hacer. Pasamos minutos donde ELC bajo el juego y el ánimo frente a un equipo local que se veía con el partido resuelto, y es que el ánimo y la actitud te puede hacer estar arriba o abajo en función de cómo afecte.

Los minutos pasaban y la derrota se veía más cerca, pero en una de esas jugadas de azar, una falta lejana votada por Daniel, llego hasta el interior del área donde ningún jugador acertó a despejar o rematar y se alojó mansa en el fondo de la portería local. Tras rescatar rápidamente el balón del fondo de la red, en un feo gesto del equipo local, se produjo el tan ansiado empate en el minuto 52, tras jugada individual de Morales que cruzó un magnifico disparo ante el que no pudo hacer nada el portero local y llevo la alegría y entusiasmo de los nuestros. Con un equipo sobre motivado y otro retraído vendrían minutos de máxima tensión, en el que nuevamente tuvimos oportunidades de ponernos por delante y donde el destino quiso que nuevamente se nos pitase un más que dudoso fuera de juego ante un gol. El arbitraje no estuvo muy acertado en general durante toda la mañana y creo que se merece un suspenso.

Dentro de nuestro especial inicio de temporada, vamos de coco en coco, el próximo sábado nos toca otra vez un hueso duro de roer y nos visita el Líder del grupo con lo que el riesgo de infartar vuelve a estar ahí. Estamos en la parte media de la tabla y continuamos sin perder en partido oficial desde la temporada pasada en Galapagar, pero los tres puntos empiezan a ser muy necesarios para estar arriba de la clasificación y no descolgarnos. Toca otra vez poner la máxima tensión en espera de partidos más asequibles.

JMC.

Categorías Infantil Noticias