Infantil B municipal vs. Arguelles 2

Segundo partido de la segunda vuelta, en esta segunda fase de la Liga. Enfrentamiento contra el Argüelles, equipo que siempre nos preguntamos qué demonios hace jugando en la Liga Municipal de Las Rozas, cualquier día nos toca jugar contra el Barakaldo…

Después del último partido, en el que el ánimo del equipo había llegado a mínimos, nos preguntábamos cómo saldría el equipo al campo este sábado. En la portería, se colocaba Beltrán, defensa con Antonio y Álex, medio para Alberto, Julián y Saco, y arriba Gabi.

Siendo un equipo de pesos pluma en el medio campo y delantera, no cabe otra que dejarse la piel en cada balón, apretando líneas en defensa y trabajando en ataque. El comienzo fue muy prometedor, con el equipo muy organizado, solidario, ayudando en cada ataque del Argu. La banda de Álex y Alberto soportaban la mayoría de los ataques contrarios, pero el equipo basculaba bien, y quería sacar el balón jugado con criterio.
Como somos un equipo de moral distraída, al menos en los saques de banda, en un rebote de un saque de banda cerca de nuestra área venía el primer gol del Argu. Varios rebotes dejan solo al delantero rival que empuja el balón a la red.

Tras el último partido, nos preguntábamos si este gol tocaría la moral del equipo, y la respuesta fue muy rápida. En apenas un minuto, Antonio se lleva el balón tras arrasar al rival que lo custodiaba, en un alarde de físico que debería prodigar más a menudo, y como si fuera Beckenbauer, lo saca rápido y certero a Gabi, este controla, habilita con un pase de Laudrup a Saco, que avanzaba como un puñal por el carril del 8, y supera al portero rival con un tiro cruzado. Jugada de tiralíneas, de fuerza primero, de calidad después, y de hambre de gol en la culminación. De lo mejor de este año.

Una vez demostrado que el equipo puede sacar la testiculina tras gol rival, la poca fortuna hacía acto de presencia a continuación. En un tiro lejano del Argu, a Beltrán le sucede lo que a Arconada en el 84 a tiro de Platini. Cuando ya tiene atajada la pelota, el balón decide salir de paseo, y tras tocar levemente el palo, traspasa varios centímetros la cal, a pesar de que Julián la saca de dentro. Segundo del Argu, al cual sigue el 3 a 1 en un balón de rápido contraataque cuando aún nos lamentábamos de la mala fortuna.

Buscando revulsivos del banquillo salen Jorge, Puskitas del Hoyo, Barberá y Moro. Y ya en la segunda parte, Nico bajo los palos. Con Jorge, se busca la habilidad arriba, a pesar de que los balones largos desde portería a menudo mueren en las manos del portero rival, dado que Nico saca tan fuerte que el balón bota cerca del área ajena. Con Puskitas del Hoyo, se busca el disparo, aunque lo busca desde cualquier ubicación. Este chico tiene dinamita en el empeine, más cerca del área rival, en la posición de medio podría ser demoledor. Con Barberá, el terremoto del equipo, se busca lo que aportaba Stoichkov o Cantoná, movilidad, carácter, empuje y llegada. Y con el Moro, un todo terreno, un chaval con un despliegue acongojante, con fe, y con físico, se busca apretar al rival arriba y abajo.

El objetivo se logra mediada la segunda parte, cuando el Moro se va por banda izquierda de todo lo que sale a su paso, por potencia y desborde, pisa el área rival, levanta la cabeza como el eterno 3 del Betis Gordillo, y deja el balón a Barberá, que empuja el balón a la red llegando perfectamente como una bala. De aquí al final, el duelo es brutal, muy físico, recibiendo algún palo Jorge y bastantes Alberto, que en su despliegue habitual, barriendo el centro del campo, se cobra las tarascadas del Argu en no menos de tres ocasiones. También vimos buenas manos de Nico en un par de faltas del Argu muy bien tiradas, y una ocasión salvada por Nico y Antonio de forma milagrosa y rocambolesca, dando el balón en el palo dos veces.

El golpe final fue dramático. En el último minuto, con el equipo volcado en el área rival, Julián captura un balón muerto, y buscando la portería es trabado por la defensa del Argu. El penalti se pita, ante la trifulca de la grada, y la algarabía de nuestro banquillo. El debate de quien lo tira lo salda Julián, que toma el esférico y asume la responsabilidad. Lo tira por bajo, a la derecha del portero, el cual logra tocar el cuero pero no impedir el justo empate a 3.

El partido acabó con un enorme golpe de autoestima para nuestro equipo, logrando un empate justo y meritorio. Por fin se vio físico, más orden, más puerta y más solidaridad. Hay que seguir con seriedad, con el ánimo arriba y sacando el 200 por ciento de estos chavales que pueden dar mucho si se les motiva como en este último partido.

Categorías Noticias