Infantil B Municipal vs. RFEF 12B

Tercer partido del EFC en esta segunda fase de la Liga. Nuestros chavales se batieron como colosos ante la RFEF, con un resultado final muy ingrato para los méritos de los electrocoríes, puesto que afrontamos el encuentro con numerosas bajas y muy poco fondo de armario, apenas un cambio de jugadores de campo.

Enorme esfuerzo, y escaso resultado, aunque haya que reconocer el mérito de nuestros jugadores. Resultado final, 4 a 3 a favor de la RFEF, injusto pero cierto.

Ciertamente, como en la pasada jornada, vamos a empezar la narración por las delicatessen, por el caviar que sirven los chavales sobre el verde tapete. Este sábado, el caviar empezó sirviéndolo Puskitas Del Hoyo, que se ha habituado a ejecutar los lanzamientos de falta con gran precisión, y sirvió el primer gol del partido con puntería e inteligencia desde 25 metros, atravesando el área rival y superando al portero rival por bajo.

La segunda perla la sirvió Barberá desde el corner. Emulando a los brasileños, a los Dunga o Rivaldo, se sacó de la chistera un gol olímpico, con una curva perfecta desde el banderín hasta el segundo palo, que nos ponía en ventaja dos a uno, con mucho merecimiento. El lanzamiento llevaba fuerza, efecto y curva, imposible para el arquero rival.

La tercera perla, más de oportunismo, a lo Totó Schillacci, a lo Manolo Sánchez, casi a lo Julio Salinas, lo puso Julián, anotando un gol que significaba el 3 a 3 en ese momento. Gol de pillo, en el borde del área, tras un pase de Antonio que presionó con determinación la salida del rival, que de zurda ubicaba el cuero en el poste de la portería del EFC.

También hubo perlas en nuestra portería. Nico trabajó a destajo para evitar los goles rivales, estando muy ágil, como el histórico Miguel Ángel, seguro como Zubi, y autoritario como Kahn. Nada pudo hacer en los goles, alguno de ellos muy lamentable por lo desgraciado, pues vino de un rebote en un disparo que prometía acabar en la carretera o en el pinar cercano.

Hubo también buenos momentos en nuestra defensa, que se partió el pecho y la cara con jugadores más hechos y más derechos que los nuestros. Antonio y Álex, principalmente, se batieron con valentía, ganando muchas batallas aéreas y subterráneas contra los de la RFEF, y también buscaron sacar la pelota de la mejor manera a nuestro medio del campo, a Alberto, Julián y Barberá, pero su medio campo era más poderoso. Jorge estaba muy aislado arriba, muy lejos de nuestros medios, y sus esfuerzos no tuvieron la recompensa adecuada.

Como ya venimos comentando en estas jornadas, nos falta un poco de físico en las llegadas, jugar más juntos y atacar y presionar en bloque. Eso, y más dinamita en las llegadas a portería, afilar el colmillo en área rival, poblar el medio del campo con más efectivos y apostar por el toque, que somos más Iniestas que Negredos.

Con todo, en este partido el EFC mereció más, por juego, por carácter, por entrega. Estos chavales pueden manejar el juego, sólo hace falta la moral y el empuje para hacerles creer en sus posibilidades.

Categorías Noticias