Infantil B Municipal vs. RFEF 12C

Partido jugado de poder a poder entre la FEF y el EFC, cuyo amplio resultado a favor de la FEF (4-1) engañaría a quienes puedan pensar que el dominio y el juego, al menos durante gran parte del encuentro, no fue del EFC. Sólo un desgraciado arranque y menos pólvora en el disparo privaron al EFC de, como poco, un meritorio empate por empuje, por juego y por actitud.

Tras un resultado previo negativo en la jornada anterior, el EFC comenzaba el partido muy bien situado en el campo, con clara vocación de juego de toque y mucho orden posicional. Sin embargo, dos afortunados disparos de la FEF, que encontraron fuera de posición al portero del EFC, ponían en ventaja a la FEF.

El golpe moral pudo influir en los siguientes minutos del EFC, en los que cedió la iniciativa y el balón a la FEF, que en otro disparo cruzado desde el pico del área ponía el 3 0, habiéndose jugado apenas un cuarto del partido.
Sin embargo, en una demostración de serenidad, madurez y personalidad, el EFC tomó el balón, mantuvo el orden posicional y la vocación de tocar el balón, la presión en la defensa y la salida rápida al contrataque. Con esas armas, avanzó posiciones hasta rondar el área de la FEF. El resultado del dominio posicional y de la presión arriba cristalizaron en el tanto del EFC, gracias a un disparo cruzado desde el pico del área grande, elevándose por encima del portero hasta el ángulo contrario de la portería, por parte de Julián, eliminando las telarañas que moran en las escuadras.

El tanto daba más ánimo al EFC, que empezaba a desplegar sus mejores armas en ataque. El peligro en los saques directos venía de la zurda de Diego, en balones al área muy peligrosos. Los contrataques, en las asociaciones entre los jugadores de banda y centro del campo desarbolaban la defensa de la FEF. Una ocasión de Julián, omnipresente en esta fase del partido, solo ante el portero, aunque en posición forzada, ponía fin a la primera parte.

La segunda parte fue una demostración de que el EFC tiene mucha calidad en sus botas y está en claro ascenso respecto a sus anteriores partidos. El dominio y las jugadas de toque fueron patrimonio de sus jugadores, que acosaron el marco contrario y solo la falta de claridad en la definición les privó del premio del gol. El EFC crecía gracias al despliegue de sus joyas.

Un enorme Núñez, disfrazado de un Isco en miniatura, controlando, jugando y asistiendo; Barberá, que regaló a la grada un control, repleto de clase, de espuela cambiada a un balón que llovía de 30 metros de distancia; un incansable Álvaro, que barría el balón en área propia y llegaba con gran peligro a la de la FEF, apoyados en los Antonio, Diego, Gabi y Saco, muy sólidos en sus funciones de defensa y ataque, metían el miedo a los jugadores de la FEF, preocupados sobre todo de que el tiempo corriera para llegar al final.

Las ocasiones para el EFC fueron numerosas en la segunda parte, haciendo trabajar al portero de la FEF. Espoleados por la afición del EFC, sus jugadores sentían la cercanía del segundo gol, llegando en superioridad y con paredes certeras al área rival. La FEF apenas inquietaba la portería del EFC, y en las ocasiones de que dispuso, se encontró con un seguro García bajo palos.

Sin embargo, y justo antes del pitido final, un balón muerto en el área pequeña, tras parada del portero del EFC, y aprovechando la fatiga defensiva, permitían a la FEF remachar un 4-1 absolutamente engañoso con el desarrollo del partido. Gran efectividad en ataque de la FEF, en un partido en el que el dominio y las combinaciones fueron mayoritariamente propiedad del EFC, que experimentó una sustancial mejoría en su juego, incluso a pesar de las ausencias por lesión de jugadores muy importantes, mostrando que sus jugadores aún no han encontrado ni mucho menos el límite de sus capacidades.

Categorías Noticias