Juvenil A vs. C.D. Santa Maria Caridad A

El Juvenil A rompe su mala racha a domicilio tras sufrir dos derrotas en sus dos primeros partidos como visitante y escala puestos hasta la quinta posición de la tabla. El tanto anotado por Manu Fraile y el buen hacer defensivo de todo el equipo fueron suficientes para sumar tres puntos muy trabajados en un campo difícil.

Después de vencer y confirmar las buenas sensaciones en casa ante un duro rival como Calasanz Pozuelo (3-1), tocaba seguir remando y sacar adelante uno de los principales objetivos a corto plazo del equipo: sumar fuera de casa. Tras una semana de trabajo atípica por la ausencia del primer entrenador y en la que Borja tuvo que tomar las riendas del equipo en los entrenamientos, el conjunto roceño sacó el mono de trabajo a pasear para tirar de competitividad y unión y conseguir una importantísima victoria en un campo siempre complicado como Valdeyeros.

El inicio de partido fue muy dubitativo por parte de los nuestros y la posesión del balón era total para los locales. En una de las muchas llegadas iniciales de Santa María de la Caridad se produjo el susto de partido: nuestro portero Álex sufrió en el ojo un fuerte golpe con la rodilla de un rival intentando salvar un gol claro y tuvo que retirarse sustituido por lesión por segunda vez consecutiva en este año. Pese a la mala suerte que está teniendo nuestro guardameta en este inicio de liga su trabajo sigue siendo impecable y sin duda nos dará muchas alegrías en la presente temporada.

La lesión de nuestro portero calmó el ánimo de los locales, enfrió el partido y poco a poco Electrocor consiguió asentarse en el campo, meterse en el encuentro y aprovechar las debilidades del rival con los saques de puerta de Diego Sena, sustituto de Álex en este partido.

El primer tanto y último del partido se logró de la misma forma que las pocas ocasiones de peligro que generaron los -por esta vez- azules: tras un saque de puerta. Manu Fraile aprovechó el buen golpeo de Sena para ganar el balón a la espalda de la defensa y cabecear ante el portero rival. Tal y como comentó Borja en la charla inicial del partido Manu está siendo uno de los jugadores que más se esfuerzan y mejoran en los entrenamientos y la consecuencia de esto se vio en la forma en que anotó el gol, con esfuerzo, oportunismo y lucha hasta el final.

Tras el gol Electrocor se sintió mucho más cómodo pese a no tener la pelota y comenzó a competir como pocas veces durante la presente temporada. Mención especial merecen los cuatro defensas del equipo (Iker, Raposo, Webster y Pablo) que completaron un partido tremendo y secaron toda la ofensiva rival con seguridad. En la segunda mitad el buen hacer defensivo del equipo sirvió para que los roceños se hicieran con el dominio del partido y no sufrieran en ningún balón largo del rival.

El punto negro del encuentro fue no saber cerrarlo a tiempo y es que Electrocor llegó a contar con cinco jugadas ofensivas claras de mano a mano ante el guardameta contrario que no se llegaron a concretar por errores absurdos. Un equipo de tercer año tiene que saber evitar fallos como los que se vieron ante Santa María de la Caridad y solo se logrará trabajando al 100% durante todos los entrenamientos y ejercicios.

Enhorabuena chicos, solo vosotros sabíais de lo que eráis capaces y estáis sacando unos resultados magníficos. Invictos en casa, quinto puesto y “golaveraje” positivo. A seguir trabajando.

¡Vamos Electro!

Categorías Juvenil Noticias