Juvenil A vs. Esc. Fút. Barrio Pilar “B”

El Juvenil A sufrió su primera derrota como local y se despide de un cuarto puesto que estaba a tiro de piedra. El rival fue completo merecedor de la victoria en una jornada en lo que lo más preocupante no fue el juego del equipo sino la imagen que se dio en el campo.

Nuestro Juvenil, ilusionado por enfrentarse al cuarto clasificado de la Liga con el que estaba empatado a puntos, llegaba a la octava jornada de Liga tras una serie de victorias muy trabajadas y en una semana de trabajo duro y serio en los entrenamientos. Buen trabajo, victorias consecutivas, invictos en casa… Todo parecía de cara para que nuestros chicos siguieran escalando puestos en la clasificación, pero, lejos de ser un paseo, Electrocor jugó el peor partido de la temporada y dio una imagen lamentable en el terreno de juego.

Desde el inicio de partido Barrio del Pilar se hizo con la posesión del balón y la presión alta propuesta por Borja y Sergio no surtió efecto. Presionar alto aporta muchas ventajas a un equipo que quiere adelantarse rápido en el marcador, sin embargo, si se propone mal y se realiza peor, supone dar ventaja inicial al rival que en estas categorías se nota y mucho. Los nuestros perdieron el balón y los nervios y ya en el minuto 18 de partido uno de nuestros jugadores pudo ser expulsado por perder los papeles ante una entrada de un rival que, pese a su agresividad, tampoco fue violenta.

Si bien Barrio del Pilar tenía el balón, no así las ocasiones. Diego Sena vivió tranquilo bajo palos y Electrocor sobrevivía con la esperanza de aprovechar una contra que nos adelantara en el marcador. Papel fundamental tuvo aquí el colegiado del encuentro que, lejos de ser definitivo en el resultado final, se mostró apático, muy fallón a lo largo del encuentro y permisivo con la dureza rival -no violenta-. Tampoco ayudó a nuestros nervios la actuación del árbitro que, tras pitar un fuera de juego inexistente en el 43’ cuando Nacho Soto encaraba al guardameta, calentó aún más los ánimos.

Los cambios realizados en el descanso con la entrada de Miguel Florez aportó mayor equilibrio defensivo al equipo y, pese a no poder hilar más de tres pases seguidos, el partido estaba controlado. Hay que saber ser humildes y, tal y como estaba el encuentro el objetivo estaba claro: dejar la portería a cero y aprovechar un contragolpe. Con esta idea se introdujeron los cambios posteriores en la segunda parte y todo parecía controlado para el 0-0, pero una ida de cabeza total de nuestros jugadores decantó la balanza para el rival. Una agresión sin balón a un rival, y una tangana posterior perfectamente evitable, supusieron dos expulsiones en contra y la salida total del partido por parte del equipo. De esta forma -y a cuatro minutos del final- un mal disparo lejano y sin peligro aparente supuso el 0-1 definitivo para los rivales.

Enhorabuena a la Escuela Barrio del Pilar por su partido, por su merecidísima victoria y por soportar una conducta que no se repetirá. Justo cuarto puesto y gran juego de todos sus jugadores, tanto los once titulares como los suplentes. Por nuestra parte, a tomar medidas, arreglar errores y a seguir remando. El juego puede ser mejor o peor, pero manchar la imagen del club no se puede tolerar. Esto es fútbol y más allá de la competitividad es un juego para pasarlo bien y disfrutar. Con este tipo de actitudes no disfrutan ni los que juegan, ni los padres que vienen a vernos jugar, ni nadie.

Categorías Juvenil Noticias