Prebenjamín A vs. RFEF

Este sábado nos tocaba jugar a la cuatro de la tarde, pero la previa del partido empezó mucho antes, con dos o tres jugadores y sus respectivos padres entre los espectadores del LOGOS A contra las chicas de la federación. Tras un encuentro emocionante, asistimos a la primera derrota de las chicas en esta fase de la liga, con lo que nuestro partido de la tarde se convertía en una gran ocasión de recortar distancias con nuestros más directos rivales en la cabeza de la clasificación: las chicas del RFEF Benjamín y el prebenjamín B también de la RFEF. Precisamente nuestro partido era contra este último equipo.

Llegamos al campo sin saber muy bien si jugaríamos o si el partido se suspendería por la lluvia. Las nubes no presagiaban nada bueno, pero el campo estaba seco y finalmente el balón echó a rodar ante una hinchada nutrida y entregada (la del electrocor) y otra bastante más reducida y menos ruidosa (la de la federación). Nuestro equipo estaba un poco frío en las primeras jugadas y también estaba claro desde el principio que el contrario tenía mucha calidad, así que el partido se presentaba tan nublado como el cielo que teníamos por encima.

Poco a poco, sin embargo, nuestros chicos empezaron a imponerse y a crear peligro en el área contraria, aunque el equipo de la federación tenía una defensa muy firme y contraatacaba con peligro. El partido podía decantarse en cualquier dirección, pero ese primer gol que podría inclinar la balanza hacia uno u otro lado no acababa de llegar. No había goles, pero daba gusto ver jugar a los nuestros con tanta intensidad y colocación. En el primer cuarto, casi acaba en gol un fenomenal centro de Dani rematado por Diego Plaza de cabeza. Dani volvió a rematar sin suerte en la siguiente jugada. Poyi desde la banda gritaba: “albóndiga!” al saque de un córner y los nuestros se arremolinaban para casi marcar el primero. En otra jugada, de nuevo estuvimos a punto de marcar de cabeza gracias a Pau. Los contraataques del contrario eran desbaratados por Pedro o Mario, y si en algún momento lograban un mínimo hueco para armar un tiro, ahí estaba nuestro portero Pablo, seguro y concentrado para detenerlo y sacar con fuerza desde portería. El tiempo pasaba y el gol no llegaba, mientras Marcos se hartaba de robar balones en el centro de campo y dar pases a los laterales, donde Javi, Juan, Pau o Dani corrían, centraban, tiraban y volvían a bajar para ayudar en defensa. Diego Ramírez tuvo varias oportunidades en el tercer cuarto, pero sus tiros salieron por poco o fueron detenidos por el portero contrario, muy bueno durante todo el partido… Pero no mejor que nuestro portero, que con una gran salida desbarató un contraataque que podía habernos puesto en desventaja.

El tiempo seguía pasando y llegamos al último cuarto. El partido estaba muy trabado y la tensión era máxima. Javi ensayó algún tiro lejano, algunos de los cuales no entraron por poco, y encadenamos varios córners seguidos, todos con peligro. En el último suspiro, un ataque de los nuestros fue cortado en falta y Marcos hizo un último intento que se fue ligeramente por encima del larguero. Tras el pitido final, la sensación era agridulce; por un lado, un ligero fastidio por no haber podido marcar al menos un gol, pero por otro el orgullo de haber mantenido nuestra portería a cero y, sobre todo, que el empate ante uno de los rivales más fuertes al que nos hemos enfrentado este año nos supiera a poco. De nuevo un gran partido de los prebenjamines del Electrocor, a los que estamos deseando volver a ver jugar con esas ganas y esa intensidad. Poyi y David están armando un gran equipo ¡Aúpa Electrocor!

Categorías Noticias