Prebenjamín A vs. RFEF 7C

¿Qué puedo decir sobre este partido? Brillante, impresionante el juego de nuestros chicos este domingo y merecidísima victoria sobre un rival muy complicado… Pero las ganas de contarlo todo me están haciendo adelantarme, así que lo mejor será rebobinar y empezar por el principio. Después de dos aplazamientos, por fin amaneció un día sin lluvia para poder enfrentarnos al prebenjamín C de la RFEF, al que ya habíamos ganado en la primera vuelta. El día anterior habíamos tenido una pequeña pájara y, a pesar de ganar, no jugamos de forma brillante contra Los Jarales. Casi sin tiempo para reponernos, el domingo tocaba levantarse pronto para jugar el partido contra la RFEF C en nuestro campo habitual de entrenamiento, un encuentro muy importante para mantener nuestras aspiraciones al liderato de la liga.

Nada más empezar el partido nuestro rival empezó a mover el balón con soltura y desparpajo, creando peligro en las primeras jugadas. Los chicos de la RFEF eran bastante corpulentos y tocaban el balón muy bien. Aunque nuestro juego parecía mejor que el del día anterior, estábamos quizás un escalón por debajo del contrario en los primeros compases, y en una de las jugadas iniciales encajamos el primer tanto tras un ataque muy bien coordinado de la RFEF C. El contrario estaba jugando muy bien y nosotros todavía no nos habíamos centrado del todo. Lo normal, en partidos similares y sobre todo a estas edades, es que el equipo que anota se crezca y juegue todavía mejor, mientras que el que va por debajo en el marcador afloje y encaje unos cuantos más. Pero este Electrocor no es en absoluto un equipo “normal”, así que no sucedió nada de eso.

En vez de venirnos abajo, la grada se encendió para dar ánimos a nuestros chicos y Poyi, desde la banda, se dejaba la garganta gritando: “Queda muchísimo tiempo: ¡a jugar!”. Con la ventaja, el contrario dio un pequeño paso atrás… y eso fue suficiente para que el partido diese un vuelco. El Electrocor empezó a funcionar y a hilar una jugada tras otra. Los nuestros defendían con intensidad, robaban balones y se echaban a correr hacia adelante, trenzando pases y rematando sin miedo. En una de estas jugadas, lanzamos un balón robado al hueco, y nuestro lateral, después de una tremenda cabalgada, controló cerca del córner y centró. El rechace de la defensa llegó a nuestro centrocampista que, con un magnífico tiro por alto desde fuera del área, batió al portero: empate a uno. Pero el empate no era suficiente, y como un martillo pilón seguíamos presionando al contrario, que poco a poco se encerraba en su campo. Al final del segundo cuarto, un córner muy bien sacado llegó a nuestro delantero, que remató de cabeza con un movimiento impecable que suponía el 2-1 para nosotros. Inmediatamente después el árbitro pitaba el final del primer cuarto.

Durante el segundo cuarto, el dominio y el buen juego del Electrocor continuó. El RFEF C es un buen equipo, se defendía con orden y se esforzaba en atacar, pero quizás le faltaba la confianza con la que habían saltado al campo, mientras que los nuestros parecían tocados por una varita mágica. Atacaban con fe y defendían con total seguridad. Llegamos al descanso optimistas por el juego de nuestro equipo, aunque la ventaja era muy corta.

La RFEF C se esforzó un poco más en el tercer cuarto, ya que el partido se les escapaba. Los nuestros, sin embargo, no bajaron el pistón en ningún momento y siguieron jugando de maravilla, dominando, buscando huecos, pasándose y creando peligro. En uno de nuestros ataques, un tiro raso y fuerte desde el lateral fue detenido por el portero, que sin embargo no fue capaz de atrapar el balón. La pelota quedo muerta a pocos centímetros de la portería y nuestro lateral, perfectamente colocado, solo tuvo que empujarla para marcar el 3-1. Durante el último cuarto, y con una ventaja ya más cómoda, podríamos habernos dejado llevar, pero seguimos dominando y atacando con ganas. Tanto ataque tenía que tener recompensa, y en un córner volvimos a anotar el 4-1 definitivo. Tras el pitido final, dedicamos una larga y merecidísima ovación a los chicos y entrenador, todavía frotándonos los ojos por el fantástico partido que acabábamos de ver. Nuestros chicos habían acabado por abrumar con su juego a un rival de mucha calidad. Este fin de semana nos llevamos 2 victorias, 6 puntos y el liderato provisional de la liga a falta de dos jornadas. Como dice nuestro segundo entrenador, ¡qué bonito es ser del Electrocor! ¡Aúpa Electrocor!

Categorías Noticias