Prebenjamín A vs. RFEF C

Nuestros chicos tenían está semana uno de esos partidos clave que pueden definir la temporada. Situados en los primeros puestos de la clasificación, empatados a puntos con el líder, nos tocaba enfrentarnos al RFEF C de la Federación, uno de los rivales directos para los primeros puestos del grupo. Nuestros chicos estaban especialmente motivados por jugar contra la Federación y también para dedicar esta victoria a nuestro ariete Diego Ramírez, ya casi recuperado de una reciente enfermedad.

El partido se jugaba bastante tarde y los nuestros llegaron a la cancha entre nerviosos y entusiasmados, presintiendo la importancia del choque. Estrenábamos esta temporada el pabellón cubierto de Navalcarbón, un campo bastante más grande que las canchas en las que habíamos jugado hasta ahora. Esto podría dar una cierta ventaja al equipo que mejor se dispusiese sobre el campo y se pasase con más criterio, sin apelotonarse persiguiendo el balón. Como luego se vio durante el partido, ese equipo fue claramente el Electrocor.

Desde la grada, los padres seguíamos el calentamiento de ambos equipos y algunos (al menos yo, lo confieso) quizás veíamos al contrario unos centímetros más altos que nuestros muchachos. Los nuestros calentaron como profesionales, y después de su corrillo y su tradicional grito de guerra (ELECTROCOR! ELECTROCOR! ELECTROCOR!), el balón se puso en juego.

Es extraño como los primeros dos o tres minutos de juego pueden cambiar las ideas preconcebidas que uno podía tener sobre el partido. Esperábamos un encuentro muy igualado, pero en cuanto el balón se puso a rodar, nuestro equipo tomó el mando y empezó a crear ocasiones. Todos estaban bien: portero seguro, defensa seria, centro del campo pasador y delanteros rápidos. Nos faltó un poco de suerte en los primeros lances, pero enseguida cayeron los dos primeros goles de nuestro lado. A pesar de la ventaja, el partido seguía siendo muy intenso y el contrario era uno de los mejores equipos a los que nos hemos enfrentado hasta ahora, por lo que cualquier descuido podía cambiar la suerte del encuentro. Así, en una de las últimas jugadas del primer cuarto, encajamos un gol de saque directo de banda. Con un parcial de 2-1 a nuestro favor se cerró el primer cuarto.

El segundo cuarto transcurrió sin goles, y aunque los nuestros no bajaron el ritmo, el rival subió su nivel y casi empezaba a dominar el juego cuando el árbitro señaló el descanso. La arenga y las instrucciones de Poyi durante el intermedio fueron muy efectivas, porque el tercer cuarto fue apasionante y acabó decantando el partido a nuestro favor. Empezamos dominando pero sin concretar, hasta que, en un golpe de suerte, el portero contrario se hizo un lío y el balón entró llorando en su portería. La Federación no se dio por vencida en ningún momento, y con el 3-1 tuvieron una gran oportunidad de acortar distancias. Sin embargo, nuestros defensas sacaron un balón casi de la línea de gol cuando la grada ya cantaba el tanto. Las ocasiones se sucedían, pero de nuevo fuimos nosotros los que volvimos a anotar tras un rechace de la defensa. Con 4-1 llegamos al final del tercer cuarto.

El último cuarto requería concentración para no echar la ventaja por la borda, y nuestro equipo supo mostrarse firme para rematar el partido. En varias ocasiones estuvimos a punto de marcar, y cabe destacar varios córners en los que nuestros delanteros estuvieron a punto de anotar de cabeza balones altos, algo bastante raro en esta categoría. Por desgracia, fue el contrario el que anotó su segundo tanto en una jugada muy discutida por la grada por una posible falta previa al robar el balón a uno de nuestros jugadores (el arbitraje en general fue -ejem- un tema de conversación muy popular en la grada durante y después del partido). Pero nos estamos desviando del tema principal. Volviendo al encuentro, los dos equipos acabaron bastante cansados tras casi cuarenta minutos muy intensos. Aún exhaustos, durante las fases finales el partido se rompió y se sucedieron los contragolpes, aunque ya ninguno de los dos equipos logró marcar.

El encuentro se cerró con un 4-2 a nuestro favor, cuatro victorias consecutivas en los cuatro partidos jugados, y la impresión de que este grupo puede llegar muy lejos. Tras saludar deportivamente a los contrarios (que ya no parecían tan altos como al principio), los nuestros salieron del campo aplaudiendo a la grada. Les devolvimos los aplausos y añadimos una ovación extra para el entrenador, que está formando un verdadero equipo al que da gusto ver jugar. No puedo acabar la crónica sin resaltar el apoyo fundamental prestado desde la banda por Diego Ramírez que, todavía convaleciente, no quiso perderse el partido de sus compañeros y compartió el banquillo con ellos. Esta victoria se la dedicamos todos, jugadores y padres. Por detalles como este se nota que los chicos se llevan muy bien dentro y fuera del campo, y esa armonía se refleja en su forma de jugar. Este es un equipo que puede darle muchas alegrías al club esta temporada y, esperemos, en temporadas futuras. AUPA ELECTROCOR!

Vídeo del entrenamiento previo:

Vídeo del partido:

Categorías Prebenjamín Vídeo