Prebenjamín A vs. Rfef Fem Benjamín

Después de una fantástica racha de resultados (si no recuerdo mal, 13 victorias consecutivas desde el inicio de la liga en septiembre), en algún momento tenía que llegar una derrota, y finalmente llegó el fin de semana pasado ante el equipo femenino de la Federación. Empezamos el partido con bastantes nervios ante un rival de calidad y muy motivado tras nuestra victoria en la primera vuelta. Aunque tuvimos alguna buena jugada, las chicas nos presionaban mucho y muy arriba y nuestro juego fue bastante más deslucido que en otras ocasiones. A pesar de los agobios, supimos mantener la puerta a cero durante el primer cuarto.

En el segundo cuarto, nuestros nervios se acentuaron tras encajar el primer gol, un cabezazo a saque de córner muy bien lanzado por las chicas. Muy poco después, otra buena jugada del contrario acabó en un pase muy preciso a su delantera, que solo tuvo que poner el pie para anotar el segundo tanto. Tras el dos cero, nuestras dudas se acentuaron y el equipo parecía que se iba a desmoronar, pero creo que aquí empiezan las buenas noticias: aunque el equipo seguía sin carburar del todo y el rival apretaba de lo lindo, los chicos supieron apretar los dientes y aguantar el chaparrón. Poyi pidió un tiempo muerto para calmar los nervios y, poco a poco, volvimos al partido.

El tercer cuarto fue mucho mejor. Aunque las chicas siguieron jugando muy bien, esta vez tenían un equipo delante. A pesar de que no nos salían los pases y su presión era agobiante, tuvimos algunas oportunidades y pasamos muchos menos apuros. El último cuarto comenzó con dos buenas ocasiones por nuestro lado, pero el balón no quiso entrar. A falta de unos minutos, tras una contra rápida, culminamos una jugada con un tiro raso y fuerte que finalmente entró en la portería. Con el 1-2, el equipo volvió a animarse y apretar, pero ya no hubo tiempo para empate.

Yo diría que, aunque a nadie le gusta perder, nos hemos quitado la presión de mantener la larga racha de victorias. Hemos perdido un partido contra un rival muy bueno y motivado, y ya hemos visto lo que pasa: nada (y esto también va para los padres ;-). Aunque perdimos, el equipo nunca se hundió anímicamente, el rival solo fue capaz de anotar dos goles y casi acaban pidiendo la hora. La derrota nos tiene que motivar para entrenar con más ganas si cabe y recuperar el juego alegre que caracteriza al equipo. Ánimo, que este fin de semana hay seis puntos en juego! Aúpa Electrocor!

Categorías Noticias