Veteranos A vs. Burgorozas A

Casi, pero no pudo ser, las numerosas ausencias que tenía el equipo se echaron en falta y la victoria se nos escapó en la última jugada del partido. 

A pesar de ello, y gracias a las incorporaciones de Miguel Murillo (seguro en defensa y muy acertado en los pases para salir a la contra) y Carlos Escandella (sacrificado en defensa y goleador tras el ingenio en un corner de Pepe), conseguíamos conformar un equipo respetable que mantenía un cambio en la banda para dar oxígeno, al igual que nuestros rivales, pero con la ventaja de un Chemi (lesionado) que nos animaba desde el banquillo.

 La situación idílica nos duró muy poco, ya que Roberto, nuestro baluarte en defensa, sólo pudo ayudar durante 10 minutos por problemas musculares en ambos gemelos. Una pena, porque, en ese momento, ganábamos 2-0 con un inmenso Raúl que metía dentro todos los balones que pasaron por su lado.

 En un partido donde el físico fue determinante la presencia de Roberto, con su velocidad y forma de sacar el balón desde la defensa, nos habría dado la victoria sin ninguna duda

 Desde ese momento el partido cambiaba de rumbo y eran ahora ellos los que tenían un mayor dominio del balón, lo que les permitió acortar distancias en el marcador, finalizando esta primera parte con 2-1.

 El segundo tiempo y el paso de los minutos fue haciendo mella en el físico de nuestro equipo, que seguía siendo dominado por el rival. Ni las continuas paradas de Tini, ni el enorme esfuerzo del resto del grupo eran suficientes para contener a un rival que se mostraba más entero.

Afortunadamente nuestras contras daban buen resultado, de manera que cada vez que nos empataban conseguíamos volver a marcar fruto de alguna contra y de las estrategias de Pepe fundamentalmente.

 Así nos situábamos, a falta de 6 minutos escasos, con 4-4 en el marcador cuando se inició un carrusel de situaciones:

Penalty a favor y expulsión de un jugador contrario, lo que nos situaba con un 5-4 que parecía definitivo.

A falta de 4 minutos nos empataron a 5.

Sacando fuerzas de donde no había, Raúl volvía a marcar a falta de tan sólo 2 minutos (6-5), marcador que ya parecía imposible de modificar.

Sin embargo, cuando el tiempo ya estaba terminado y fruto de un barullo originado en un corner, un punterazo se colaba por un hueco imposible borrando la sonrisa de nuestras caras pues el árbitro daba por finalizado el partido con este disparo y con el empate a 6 como resultado final.

 A destacar el esfuerzo de todos los que participaron y si tenemos que ver lo positivo, digamos que fue divertido disputar este encuentro.

 En el capítulo de destacados, además del esfuerzo de todos ya reseñado, permitidme nombrar a Tini por sus innumerables paradas, a Raúl por su “hat trick” y a Pepe por su sabiduría e ingenio.

Categorías Noticias